Popup facebook

La ilustración científica une a artistas de diferentes disciplinas


Siempre comentamos que la ilustración científica es una gran herramienta para acercar la ciencia a la sociedad a través del arte. Pero hoy queremos destacar otros de sus méritos: la ilustración científica crea vínculos entre artistas de diferentes disciplinas y ellos mismos conocen la naturaleza al dibujarla. 

En el marco del ciclo “Yo Ilustro la Ciencia”, Myriam Bernal, Esther Charles Jordán, Ángel Febrero, José Luis Fernández Infantes, Juan Carlos Gálvez, Alberto Góngora, Ana Grasset, Esperanza Jiménez, Diushi Keri, Nuria Ruiz-Vernacci, Nacho Sevilla y Jaime de la Torre reunieron aquellas obras que ponían de relieve un interés común para organizar una exposición colectiva de ilustración científica.

Los ilustradores y su exposición


Esperanza Jiménez es, quizá, la ilustradora del grupo con una de las trayectorias más comunes en el mundo de la ilustración científica. Es bióloga e investigadora, pero siempre le ha encantado dibujar plantas y animales, y también se dedica a ello. Illustraciencia fue su vía de entrada al campo de la ilustración científica, y ha realizado dos cursos sobre esta temática. Actualmente la combina con otros géneros como el retrato y el dibujo urbano. Sus técnicas predilectas son la acuarela, los lápices de colores y el scratchboard o esgrafiado.

Ilustración: Esperanza Jiménez








Myriam Bernal también lleva dibujando desde la infancia, y siempre le ha fascinado todo lo relacionado con la ciencia y la naturaleza. Descubrió el campo de la ilustración científica trabajando como enfermera en el quirófano. ¿Sabéis cómo aprendió a identificar bisturís, sondas y agujas? “Me preparaba cuadernos ilustrados sobre instrumentación quirúrgica y funciones de enfermería en el ámbito quirúrgico. Utilizo lápices de colores, tinta, algo de acuarela y software informático como Photoshop e Illustrator”.

Ilustración: Myriam Bernal

Nuria Vernacci se nos acerca por el camino contrario. Creció oliendo a aguarrás y pinturas al óleo, pues su familia se dedica, desde hace tres generaciones, al arte. Nuria es pintora especializada en el retrato contemporáneo infantil y ha ganado innumerables premios. En sus cuadros, aúna a niños y animales y los combina con formas abstractas a base de collage para lograr composiciones sugerentes y llenas de incógnitas. “El óleo y el acrílico sobre lienzo o tabla, el carboncillo, el lápiz y su combinación con collage u objetos naturales son mis técnicas de trabajo”. En 2014 dejó de dar clases de pintura para dedicarse por completo a su actual profesión, pero no se salvó del encanto de la ciencia y la naturaleza. Aficionada a la observación de aves, decidió incluirlas en sus composiciones y llegó a crear una serie de grabados de ocho pájaros. En sus obras incluye a otros animales, y hasta el 14 de enero de 2017 puede visitarse su exposición, Digital Analogical, en la Galería Kreisler.

Ilustración: Nuria Vernacci

Con Alberto Góngora damos un giro de 180º. Este joven se especializa en el género de terror y fantasía. Cursó sus estudios de ilustración tradicional y digital en la escuela Arteneo de Madrid. Actualmente, complementa su actividad como portadista e ilustrador de libros, revistas y diversas antologías de relatos con la ilustración científica. “La ilustración científica es complementaria, no la considero mi especialidad, pero me encanta tanto…”

Ilustración: Alberto Góngora

Como veis, se trata de un equipo muy variado en cuanto a trayectoria y especialidad. ¡Nos encanta que, siendo tan diferentes, todos hayan reservado un hueco para la ilustración científica en su obra! 

Alberto, Esperanza, Myriam y Nuria Vernacci, a los que os hemos presentado, contactaron con Illustraciencia para explicarnos cómo había ido su exposición, inaugurada en el Gabinete de Historia Natural de Madrid el 21 de noviembre. Los cuatro coinciden en que ha tenido muy buena acogida y ha suscitado el interés de sus asistentes. Además, Myriam destaca el éxito de los talleres Dibujo de Aves y Arte y El Jardín Neuronal: Arte y Neurociencia que impartieron. Tanto ella como Esperanza resaltan la ayuda de Miquel Baidal, coordinador de Illustraciencia, con respecto a la difusión del evento a través de las redes sociales y la elaboración de los carteles. Por otra parte, “en Madrid todo queda un poco difuminado por la grandísima oferta que hay”, comenta Nuria. “Yo lo difundí también entre mis amigos pajareros”.

Taller El Jardín Neuronal: Arte y Neurociencia





Para Esperanza, era su primera exposición sobre ilustración científica. “Yo creo que puede dar a conocer mi trabajo”. “Al igual que las galerías de arte o ferias, esta exposición ha sido otro foro donde mostrar mi trabajo”, añade Nuria. Alberto, que lleva dos años participando en el concurso internacional de Illustraciencia, comenta lo siguiente: “está claro que cuanto más gente te vea y más ruido hagas con tus trabajos, mejor”. Myriam, además, nos aporta otro punto de vista: “pienso que Yo Ilustro la Ciencia me abrirá puertas a la hora de interesarme en otras ramas de la ilustración científica, como la ilustración botánica o el paleoarte”.

Ilustración científica para la sociedad


Ya hemos visto qué puede aportarles su exposición de forma individual, pero, ¿y a la sociedad? ¿La gente podría interesarse más por la ilustración científica? Alberto comenta que “la ilustración científica es una disciplina muy dura, hay mucho nivel, y a las personas cada vez es más difícil impresionarlas. No sé si será falta de sensibilidad, atención... Pero en general pienso que la gente debería interesarse más por todo”. Myriam opina que “existe una gran falta de interés por el arte y la ciencia en general. Me es difícil valorar el impacto que haya podido tener nuestra exposición o Yo Ilustro la Ciencia. Por las reacciones de los asistentes, las impresiones son positivas”. Nuria Ruiz es muy optimista en este aspecto: “claro que la gente puede interesarse más en la ilustración científica. Poco a poco va calando y es una manera de educar en la conservación del medio ambiente”. Myriam, de hecho, nos cuenta que “Iniciativas como Yo Ilustro la Ciencia son imprescindibles para dar a conocer este tipo de ilustración y captar el interés del público en general. De hecho, a la exposición se acercaron dos estudiantes de ilustración que mostraron mucho interés en dedicarse en un futuro a la Ilustración Científica”.

Obras expuestas en el Gabinete de Historia Natural de Madrid
Está claro que aún queda trabajo por hacer, pero hay que reconocer que la ilustración científica ha contribuido durante mucho tiempo a acercar la ciencia a la sociedad. “Mucha gente fuera del círculo desconoce qué es la ilustración científica y para qué sirve, cuando llevamos toda la vida viéndola en libros de mecánica, medicina, astrología, zoología o mapas”, explica Alberto. “Siempre será necesaria para la sociedad. Nos ayuda a entender y apreciar que, junto a todos los demás seres vivos, formamos parte de esta unidad que es el Planeta Tierra”, concluye Myriam.

Desde Illustraciencia, seguiremos dando difusión a las obras de ilustradores científicos como Myriam, Alberto, Esperanza y Nuria Vernacci para expandir el arte como forma de divulgar la ciencia. Como dice Alberto, “la ilustración científica lleva toda la vida beneficiando a la sociedad, y lo seguirá haciendo.”

*El ciclo de Actividades "Yo Ilustro la Ciencia" ha sido organizado por la Asociación Catalana de Comunicación Científica (ACCC) y patrocinada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO).